Los titulares de tokens de XRP que han buscado el derecho a intervenir en el caso en curso contra Ripple Labs por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos han recibido luz verde del juez de distrito del tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

De acuerdo con una carta presentada por la jueza de distrito Anna Torres el 29 de marzo, los interventores propuestos tienen hasta el 19 de abril para presentar su moción de intervenir, y se fijan nuevos plazos hasta mediados de mayo para la presentación de oposición y respuestas tanto de la SEC como de la los propios acusados.

Su argumento fue respaldado por una carta presentada ante el tribunal el 26 de marzo por abogados que representan a los ejecutivos de Ripple Labs, Brad Garlinghouse y Christian Larsen, ambos acusados ​​en el caso de la SEC.

Le escribieron al juez Torres que, en su opinión, las seis personas que buscan intervenir «para proteger los intereses de una clase putativa de ‘miles’ de ‘tenedores’ de XRP» tienen preocupaciones que están «bien fundadas» con respecto a la «falta de claridad» en el caso de la SEC.

La SEC, según los demandados, tiene «acusaciones concluyentes que sugieren que XRP es siempre un valor», lo que implica que «cada oferta, venta o transacción que involucre a XRP está sujeta a la panoplia de requisitos regulatorios exigidos por las leyes federales de valores».

Esto se repitió en una carta presentada por Deaton Law Firm el 19 de marzo en nombre de los tenedores de tokens, donde los abogados escribieron que la afirmación de la SEC de que todos los XRP son valores, «desde 2013 hasta el presente», parece implicar que «todos los XRP constituyen no registrados valores, incluido el XRP en las cuentas de los titulares de XRP «.

Los titulares de XRP, por lo tanto, «han sufrido un gran prejuicio en base a estas acusaciones ‘actuales'», escribió Deaton Law Firm. Su solicitud de intervención se basa en el hecho de que buscan garantizar que «la adjudicación de este caso consideró la gama completa de derechos de propiedad creados en juego, y asegurarse de que esos intereses y derechos conexos se defiendan plena y enérgicamente».

Como señalaron anteriormente tanto el bufete de abogados Deaton Law Firm como los acusados ​​de Ripple Labs, la acción de la SEC había dado como resultado que el valor del XRP circulante se redujera en más de $ 15 mil millones.

En su propia carta al juez Torres, presentada el 26 de marzo, la SEC había argumentado que quienes presentaron la moción para intervenir en sí carecían de claridad y no “explicaron qué reclamos harían contra quién en esta acción si la Corte les permitiera intervenir.»

Además de citar el hecho de que el Congreso ha «prohibido por ley la consolidación o coordinación de reclamos sin el consentimiento de la SEC», la agencia argumentó que la apelación de los titulares se basó en una «base inadecuada».